Calle La Cruz 8, 1º izquierda, Bilbao

Constitución de Sociedades

Te explicamos la mejor manera de constituir tu empresa, resolviendo todas las dudas que se te planteen en el proceso.

Si optas por la constitución de una Sociedad Civil o Comunidad de Bienes, iniciamos en nuestras oficinas la constitución de tu empresa, redactando los Estatutos de la misma.

En éstos, haremos constar el capital social, el domicilio social, los socios integrantes, la participación de cada uno de ellos y la forma de responsabilidad y de administración de la misma, así como cualquier otra cuestión de vuestro interés.

Con los Estatutos y el alta en el censo obtenemos el C.I.F. de la Sociedad después de liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (1% del capital social escriturado, aunque este año está exento de pago así que es 0 €).

En este mismo momento de constitución podemos incluir a la Sociedad en el R.O.I. (Registro de Operadores Intracomunitarios), en el caso de ir a operar con los países miembros de la Comunidad Europea.

Ya tenemos constituída la Sociedad y hemos obtenido el Código de Identificación Fiscal, con lo que ya podréis empezar a realizar las inversiones necesarias para el desarrollo de vuestra actividad o incluso a desarrollarla.

De la misma forma inscribiremos la empresa en la Seguridad Social obteniendo del Código de Cuenta de Cotización y daremos de alta en el RETA a los trabajadores autónomos socios de la misma.

Para este tipo de sociedades de carácter capitalista, lo primero de todo es informarnos sobre la disponibilidad de la denominación que deseas que tenga la misma. Nosotros la
solicitaremos al Registro Mercantil.

Dejamos preparada la escritura y te acompañamos a firmar a la Notaría más
cercana.

Liquidamos el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
Inscribimos la escritura en el Registro Mercantil.
Solicitamos el C.I.F provisional y definitivo y tramitamos la Comunicación de apertura del
centro de Trabajo, Inscripción de la empresa en la Seguridad Social y el alta de autónomos en la
Seguridad Social.
Además de todos estos trámites, hay que habilitar una cuenta en un banco y depositar los (como mínimo) 3000 €. de capital social necesario para constituir una Sociedad Limitada.
Entre otras, una de las principales diferencias entre las sociedades civiles y las mercantiles, es la responsabilidad ya que en las primeras los socios responden de las deudas de la sociedad con sus bienes personales presentes y futuros, mientras que en la sociedades capitalistas la responsabilidad de los socios se limita a la aportación realizada a las mismas.